Thursday, August 16, 2018

“Dai Ling 3”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale




...Mientras Dai Ling tocaba, se imaginó rompiendo círculos disectados por escalas que trepaban a los Cielos, donde un cinturón de doce signos zodiacales mapeaba la ruta de siete esferas clásicas: la Luna, Mercurio, Venus, el Sol, Marte, Júpiter, Saturno... cada esfera girando a su ritmo, planetas que crean la armonía y disonancia de los Cielos, resonando en cada criatura, una parte microcósmica del todo, como el ADN, perfecto, ordenado; un rompecabezas inmenso que mantenía la unidad del mundo perceptible que luchaba por liberarse de una red invulnerable...”.
 
 
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9
 
 

Wednesday, August 8, 2018

“Talya & Dai Ling 1”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale



...Tus dedos son maravillosos. Ellos recuerdan las notas de la música de violoncelo escrita por todos los grandes compositoresCada punta está densamente codificada con información. Imagina la piel elevándose en respuesta a la música como una especie de Braille genético, encontrando las cuerdas, permitiéndoles ser leídas. Casi puedo oír la música al tocar tus dedos...”.


Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9



Wednesday, August 1, 2018

“Talya 2”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale




“...Talya fue purgada del útero de Katya tres días después de la fertilización, antes de que pudiera establecer una conexión placentaria o ser rechazada, y pasada a un tubo de ensayo. Revivió extasiada, soñando el futuro, el pasado, la matriz viva que recordaba, nadando en un mar de células que resonaban con recuerdos de sus ancestros. A través de la oscuridad notó un horizonte, una línea marcada de un anaranjado vívido que palidecía hacia un rubor amarillento salpicado de sombras. Estaba en manos de los médicos, viajando por un paraje blanco intenso, subiendo escaleras de vacíos nevados, pasando por cordilleras montañosas tan insubstanciales como nubes, cayendo en picada en un cráter abrasador donde se revolcaba, inundada, flotando, subiendo de nuevo a la superficie; un punto en un universo desconcertante. Así, viajó por nueve meses y estalló cargada de energía una tarde perfecta de agosto. La primera agresión fue un destello de luz, como puñales en los ojos, y gritó, sorprendiéndose a sí misma con el primer sonido vivo en lo que ella había dado por hecho como un mar de tranquilidad permanente...”.
 
 
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9
 
 

Thursday, July 26, 2018

"Vesalio 4”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale




...Cuando Vesalio abrió su primer cadáver, hurgó en la cavidad torácica, sacó los órganos resbaladizos uno por uno, moviéndose con una velocidad y un apremio que obligó a su corazón a rendirse. Puso los órganos en la mesa sobre un paño, junto a los instrumentos. Como el hígado era más grande y oscuro que los demás, pensó que podía ser el hogar del Alma. ¿Pero cómo podía saberlo? ¿Acaso vibraría distinto? ¿Acaso le respondería si le hablaba?...”.
 
 
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9
 
 

Wednesday, July 18, 2018

“Dai Ling 4”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale




...Dai Ling toca, y su vida la atraviesa como la partitura de un musical, interpretándose a ella misma, la intérprete. Su cuerpo tiembla con la vibración de las cuerdas, como un deseo constante; por Talya, por reunirse con su familia, por encontrar refugio en la música. Ha despertado de un sueño empapado del rojo de una bata de seda, y se levanta temblando y cubre su cuerpo desnudo. Las plumas blancas rebanadas de la garza le susurran la historia de la ‘Doncella de la grúa’, que solía leerle Ma, sobre una niña pájaro que tejió un fino paño con las plumas de su propio cuerpo; cómo se transformó y se fue volando...”.
 
 
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9