Thursday, July 26, 2018

"Vesalio 4”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale




...Cuando Vesalio abrió su primer cadáver, hurgó en la cavidad torácica, sacó los órganos resbaladizos uno por uno, moviéndose con una velocidad y un apremio que obligó a su corazón a rendirse. Puso los órganos en la mesa sobre un paño, junto a los instrumentos. Como el hígado era más grande y oscuro que los demás, pensó que podía ser el hogar del Alma. ¿Pero cómo podía saberlo? ¿Acaso vibraría distinto? ¿Acaso le respondería si le hablaba?...”.
 
 
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9
 
 

Wednesday, July 18, 2018

“Dai Ling 4”, fragmento de ‘Mi dulce curiosidad’, novela de Amanda Hale




...Dai Ling toca, y su vida la atraviesa como la partitura de un musical, interpretándose a ella misma, la intérprete. Su cuerpo tiembla con la vibración de las cuerdas, como un deseo constante; por Talya, por reunirse con su familia, por encontrar refugio en la música. Ha despertado de un sueño empapado del rojo de una bata de seda, y se levanta temblando y cubre su cuerpo desnudo. Las plumas blancas rebanadas de la garza le susurran la historia de la ‘Doncella de la grúa’, que solía leerle Ma, sobre una niña pájaro que tejió un fino paño con las plumas de su propio cuerpo; cómo se transformó y se fue volando...”.
 
 
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9
 
 

Wednesday, July 11, 2018

"Vesalio 2", fragmento de 'Mi dulce curiosidad', novela de Amanda Hale




Vesalio percibe una violencia fugaz dentro de sus propios músculos, huesos y sangre, atenuada al mismo tiempo por otra parte de él. No presta atención al silbido de su sangre, al murmullo de su corazón. Se mueve como una máquina, rápido y preciso. Filas de hombres jóvenes de cabellos oscuros se inclinan hacia delante, haciendo un esfuerzo para ver el cuerpo expuesto, el suave terciopelo de sus voluminosas mangas formando pliegues sobre las duras superficies de los atriles de madera veteados mientras el cadáver disecado baila de manera grotesca, con las rodillas dobladas, la cabeza hacia atrás, las palmas derramando guantes de piel por los huesos descubiertos de las manos. La bóveda vacía de la caja torácica está cercada de costillas amarillentas. El Alma ha escapado...”.
 
 
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale
Traducción de Patricia Schaefer Röder
2017 Ediciones Scriba NYC
ISBN 978-0-9845727-7-9
 
 

Thursday, July 5, 2018

"Talya 1", fragmento de 'Mi dulce curiosidad', novela de Amanda Hale




 “Talya había rodado una y otra vez por las sábanas arrugadas del lecho matrimonial de sus padres, sobre el piso de la cocina, por el inodoro. Incluso se resbaló sobre una alfombra persa durante un coctel en Rosedale haciéndolos pasar vergüenza, pero, siendo un alma persistente irresistiblemente atraída hacia los Kulikovsky, continuó regresando hasta que al fin el médico de Katya sugirió, como último recurso, la TRA: tecnología de reproducción asistida. No una fertilización in vitro; los Kulikovsky no tenían problemas de fertilidad. [...] No, Talya fue objeto de lavado, reimplantación y gestación sustituta. Fue purgada del útero de Katya tres días después de la fertilización, antes de que pudiera establecer una conexión placentaria o ser rechazada, y pasada a un tubo de ensayo. Era un suspiro de piel pegada a un vidrio...”. 
  
  
Mi dulce curiosidad, novela de Amanda Hale 
Traducción de Patricia Schaefer Röder 
2017 Ediciones Scriba NYC 
ISBN 978-0-9845727-7-9